logo
Main Page Sitemap

Last news

Para conseguirlo busca entre los perfiles de las mujeres registradas y manda mensajes a escort de ecatepec aquellas que te gustan.Hoy día las mujeres que están buscando pareja necesitan cubrir una serie de necesidades que quizás antes no exigían.Igual que otras muchas culturas del sur de América, son..
Read more
Jovencita culona dedica video caliente a su novio desnudándose entera Colegialas, Culos, Teen i 4 Lesbianas putas se masturban y se chupan el como trollear al estilo pinche putita coñito por webcam, dos parejas de lesbianas calientes se ganan dinero extra mostrando su cuerpo desnudo y haciendo cochinadas..
Read more

Citas ciegas temuco




citas ciegas temuco

No queda nada que robar.
En la rama veré tu cabellera, tu signo madurando en el follaje, acercando las hojas a putita de carlos paz mi sed, y llenará mi boca tu substancia, el beso que subió desde la tierra con tu sangre de fruta enamorada.
Los ojos se le salen de las órbitas, como si la mano trunca de su hermano le fuera apretando la garganta más y más.Nadie detiene el río de tus manos, los ojos de tu sueño, bienamada, eres temblor del tiempo que transcurre entre luz vertical y sol sombrío, y el cielo cierra sobre ti sus alas llevándote y trayéndote a mis brazos con puntual, misteriosa cortesía: Por eso.Osorio, el que hizo asesinar en la playa del Janeiro, y la de su hermano don Diego, ultimado por los querandíes el día de Corpus Christi, y las otras voces, más distantes, de los que condujo al saqueo de Roma, cuando el Papa tuvo que.Conversan los señores en la claridad de la fogata.Y en el amor no valen tampoco ojos cerrados, profundos lechos lejos del pestilente herido, o del que paso a paso conquista su bandera.El hambre, manuel Mujica Lainez.Homero sube con zapatos sigilosos.Y cuando no son los gritos de los sitiadores ni los lamentos de Mendoza, ahí está el angustiado implorar de los que roe el hambre, y cuya queja crece a modo de una marea, debajo de las otras voces, del golpear de las ráfagas, del.Soneto lxix Tal vez no ser es ser sin que tú seas, sin que vayas cortando el mediodía como una flor azul, sin que camines más tarde por la niebla y los ladrillos, sin esa luz que llevas en la mano que tal vez otros.Busca bajo el manto y al topar con un brazo del hombre que acaba de apuñalar, lo cercena con la faca e hinca en él los dientes que aguza el hambre.Sabe también que el gran almirante le dio ese manto de pieles el mismo día en que el Emperador le hizo a él la gracia del Toisón.El genovés dobla la cabeza crespa con altanería y le tiemblan los aros redondos.Su hermano ha ofrecido vanamente, a cambio de un armadillo, de una culebra, de un cuero, de un bocado, la única alhaja que posee: ese anillo de plata que le entregó su madre al zarpar de San Lúcar y en el que hay labrada una.Soneto LIX (G.M.) Pobres poetas a quienes la vida y la muerte persiguieron con la misma tenacidad sombría y luego son cubiertos por impasible pompa entregados al rito y al diente funerario.No quiero que en tu sueño deje el rencor ajeno olvidada su inútil corona de cuchillos.Ahora jefes y soldados yacen doquier, junto a los fuegos débiles o arrimados a las estacas defensoras.Sueños furiosos, ríos de amarga certidumbre decisiones más duras que el sueño de un martillo cayeron en la doble copa de los amantes.Hubieran querido sacarle de allí; hubieran querido arrastrarle en su silla de manos, blandiendo la espada como un demente, hasta los navíos que cabecean más allá de la playa de toscas, desplegar las velas y escapar de esta tierra maldita; pero no lo permite.Su hermano andará cerca.No quiero ver, amor, en la luna florida de tu frente cruzar el odio que me acecha.Acurrucado en un rincón de su tienda, sobre el suelo duro, piensa que el Adelantado y sus capitanes se regalan con maravillosos festines, mientras él perece con las entrañas arañadas por el hambre.
De la ola, una ola y otra ola, verde mar, verde frío, rama verde, yo no escogí sino una sola ola: la ola indivisible de tu cuerpo.
Baitos, el ballestero, también imagina.



Hasta allí se hubiera deslizado la voz espectral.


[L_RANDNUM-10-999]
Sitemap